A menudo nos olvidamos de los cuidados que nuestro equipo de refrigeración requiere, incluso, los dejamos sucios por meses. Por supuesto, el nivel de cuidado que tengamos, será proporcional al tiempo de vida de estos.

Si acabas de adquirir un refrigerador y ya está listo para operar, es importante que acostumbres a darle tu mismo un mantenimiento preventivo; es decir, tener los cuidados correctos para evitar descomposturas. A continuación, te daremos algunos valiosos consejos para lograrlo.

  • Procura instalar el refrigerador en el lugar más fresco de la cocina, sin que reciba luz solar de forma directa.
  • Te recomendamos descongelarlo de forma periódica para evitar la acumulación de capas de hielo gruesas, mismas que reducen la eficacia de su funcionamiento. El espesor de las capas no debe superar los 5 mm.
  • Si notas que la puerta no cierra bien, es importante cambiar las juntas para evitar fugas y que el refrigerador trabaje de más.
  • No permitas que el condensador acumule polvo o restos de alimentos, las obstrucciones pueden causar averías graves.
  • No dejes la puerta abierta durante muchos segundos, ya que el compresor se activa cuando esto sucede y utiliza más energía.
  • No coloques comida calientes o tibia dentro del refrigerador, porque el vapor provocará la aparición de escarcha en el evaporador.
  • Envuelve tus alimentos en paquetes herméticos antes de meterlos al congelador para evitar acumulación de escarcha.
  • La temperatura adecuada para congelar es entre -18 °C y -20 °C.

Contáctanos. Somos una empresa con más de 25 años de experiencia en brindar servicios de reparación y mantenimiento de lavadoras, centros de lavado y equipos de refrigeración.